Blogia
elsaltodelarana

Mala Suerte

Mala Suerte
 FRANCISCO NARVÁEZNo disponible
Naturaleza Muerta
1944 | óleo sobre tela | 48 X 61 cms.
Mala Suerte

Empezó muy joven, cerca de los catorce años, estaba muy enamorado de una mujer mayor y, dizque, por que ella no lo quería, se tomó casi todo un frascos de pastillas. Las primeras que consiguió.
El resultado fue; tres días de intensa diarrea que no se le paraba con nada.

El piensa que a partir de ese día, empezó su mala suerte.

Un tiempo más adelante, cortó una soga y la colocó en una viga en el techo. Se montó en una silla y cuando iba a colocarse la soga al cuello, a la silla se le rompió una de las patas y él fue a caer con toda su humanidad al filo de la pared abriéndose una gran cortadura en la ceja derecha.
Resultado de su aventura; le cosieron varios puntos en la frente

Pero no. No, todo quedó así, el amigo insistía y trato de cortarse la venas de las muñecas con un cuchillo, que, además de estar oxidado, era medio romo y lo que agarro fue una gran infección.

Según él, esto era el colmo de su mala suerte y para lograr combatirla, decidió lanzarse al vacío.

Subió a un cerro y observó el descampado, analizó su caída y las probabilidades. Pero en un descuido, la tierra bajo sus pies cedió y él, rodó.
Se deslizó por la pared de la cuesta, cayendo rápidamente, las ramas y los arbustos que crecían en la pendiente, amortiguaron su caída. Salió solo con rasguños, algunos moretones y corriendo..... Porque detrás iba un enjambre de furiosas avispas.

Al final el amigo estaba muy decepcionado y echaba la culpa de todo a su mala suerte. Entonces, decidió lanzarse a unas vías férreas... Y se fue al metro....

Esta vez casi logra su cometido, pero con tan mala suerte, que al ver venir el tren; calculó tan mal la distancia, que tratando de caer al frente para poder así ser bien arrollado, se lanzó al aire y el tren lo regresó en un solo envión.... Rebotó cual muñeco de plástico. Cayó de nuevo en el andén
Resultado: Unos huesos rotos, aporreos y moretones en general, una buena reprimenda y amenazas de ponerlo preso por tratar de "asesinarse".

Por ahora, descansa tranquilo en su habitación.
Se encuentra en una cama alquilada de hospital con un pie en el aire atado a ciertas pesas y medio cuerpo enyesado.

Solo su mente divaga y esta libre, planeando y maquinando su próxima aventura.
A ver si sale de su mala suerte.
Rubén  Patrizi
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

carmen maria -

¡GENIAL Rubén¡, me has hecho reír , la risa y el humor esos grandes sabios y aliados.
te lo robare ya sabes... je, je, je, ¡que me gusta a mi oyes"robar textos de amigos de otros" ¿ehin?
te quiero mucho.
¡esa fruta¡ que no me llega de Caracas¡ .
Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres